Sobre nosotras

Al principio

En 1999 Norma Cruz y su hija, Claudia Maria (nuestras fundadoras), enfrentan un episodio de violencia y con ello empiezan una lucha en búsqueda de justicia. A partir de entonces su psicología, su universo, su vida, con una profunda herida, se transformó.

Recorrieron numerosas instituciones buscando fortalecer su denuncia, lograr acompañamiento, conocer procedimientos, cursos de acción, obtener apoyo.

Se enfrentaron a una realidad angustiante. No todos los actos de violencia contra la mujer eran delitos. Las condenas para las agresiones tipificadas eran mínimas y estos ilícitos no eran relevantes para el sistema de justicia. En los operadores de justicia, al momento de actuar, prevalecían estereotipos de género y paradigmas patriarcales. La violencia contra la mujer estaba naturalizada.

Ante estas condiciones, en un primer momento, Norma y Claudia Maria experimentan una sensación de indefensión abrumadora.

Empatía y Solidaridad

En una ocasión, estando ambas en una sala de espera del Ministerio Público, conocieron a un niño víctima de violencia sexual. Claudia Maria, identificándose con la situación que estaba ante sus ojos, propuso a Norma hacer algo porque no era posible quedar impasible ante tales hechos de violencia y que prevaleciera la impunidad.

Ese fue el momento en que empezó a gestarse el concepto que daría vida, años después, a Fundación Sobrevivientes. En aquel momento, Claudia y Norma, con lo poco que habían aprendido, iniciaron un proceso de acompañamiento muy básico a la pequeña víctima y a su madre.

Otras mujeres se fueron sumando a la iniciativa. Personas interesadas en apoyar, profesionales del derecho y la psicología empezaron a generar solidaridad y voces alrededor del tema.

Actual

Se fueron atendiendo más casos de víctimas de violencia a quienes se les proporcionó apoyo empleando los recursos que se tenían al alcance. Se empleó la propia casa de habitación de las fundadoras como lugar de atención. El Ministerio Público, la Policía Nacional Civil y otras instituciones comenzaron a remitirles casos que requerían acompañamiento.

Ante la necesidad de un local se abrió una pequeña oficina, de 5 por 5 metros de espacio, dónde se efectuaba simultáneamente asesoría legal, psicoterapia y trabajo social. En enero de 2003 se adopta la figura jurídica de asociación. Más adelante, se modificó esta figura por el de Fundación, para adecuarla al tipo de servicio que nos propusimos brindar. Oficialmente se toma la fecha del 3 de julio de 2006 como de comienzo de labores de Fundación Sobrevivientes.

Actualmente se cuenta con instalaciones propias dónde se brindan servicios de atención psicológica, de acompañamiento jurídico penal, en casos de familia, de trabajo social y de casa refugio. Además, se realizan acciones de incidencia para el fortalecimiento del sistema de justicia en alianza con entidades de cooperación internacional, regionales y nacionales, tanto de índole gubernamental como no gubernamentales.

En 14 años (hasta julio de 2020) se ha brindado atención a más de 28 mil personas, 11 mil 946 usuarias recibieron atención psicológica, 4,771 mujeres y 7,662 adolescentes, niñas y niños han sido atendidas en área jurídica de familia, 534 personas sentenciadas por delitos penales, 31,402 beneficiadas/os en talleres de prevención de violencia, se ha brindado el servicio de refugio a 1,612 personas. Serían algunas cifras que se pueden citar para enumerar parte del trabajo realizado.

Dirección: 12 calle 11-63 zona 1, ciudad Guatemala

Correo electrónico: sobrevivientes@sobrevivientes.org

Teléfono +502 22453000 / Horario, lunes a viernes -08 AM a 05 PM